viernes, 13 de mayo de 2011

Viernes y trece

Los ingleses consideran el viernes trece tan maléfico como nosotros creemos que es el martes trece. Eso justifica, de alguna forma , que blogger se haya quedado con dos entradas mías...
Esas flores de encima, del quiwi macho, han quedado hechas polvo (va sin segunda), porque todos los insectos, durante muchos días han acudido a su polen
y lo traerán a esas chicas blancas, recién abiertas, que se convertirán en deliciosos quiwis.

Mila (maría milagros), crece que es un milagro... ya se acercan los rojos
fresas salvajes, enanitas pero cada día como tantas así...
esta señorita aquí se llama xoaniña. Traducido literalmente, juanita. Realmente, mariquita. Andan todo el día a mi alrededor
Las primeras frambuesas asoman: es tiempo de frutos rojos
Y mis guindas, ya maduras, para meter en aguardiente
Esas dos cerezas macho están intentando convencer a esas dos hembras que comparten rabo,
Ellas dijeron que no, que son felices juntas (los que anduvisteis rápidos ya las visteis ayer)
¿De verdad el tamaño importa?
Si tu viera que hacer una bandera para Paradela, sería de un colorido increíble. Hoy empezamos por el amarillo, blanco, verde, rojo y negro y rojos diversos.
Nadie sería capaz de crear una bandera tan bonita.
Y, ante tanta belleza "mi corazón palpita como una patata frita"

jueves, 12 de mayo de 2011

Sois muy jóvenes

Siento mucho tener que llevaros la contraria, porque esa canción fue el principio de la emancipación femenina.
Como esas dos cerezas, que han decidido ser felices juntas (lo siento, señora Botella, no eran manzanas ni peras, eran cerezas), las niñAs de entonces podíamos elegir con qué SEÑORITA nos queríamos casar (eso dice la canción, anticipándose en muchos años al mes de abril del 2005). Eso por un lado.
Por otro, los machistas de verdad no consentían que su mujer trabajara fuera de casa (pues no faltaría más, "yo puedo mantener a mi familia, que para eso soy un hombre") y cuando las mujeres empezaron a tener oficios (o carreras) pudieron tener dinero propio y, por tanto "Habitación propia". Tanto es así que cuando alguien decía "fulanita cose para fuera" quería decir que su marido tenía unos hermosos cuernos...
Pero vuestras opiniones son señal de que sois muy jóvenes.
Y ese "que sepa abrir las puertas para ir a jugar", me encanta: nunca jamás deberíamos perder el sentido de lo lúdico.
Juguemos, por favor, siempre.





Está claro que esas cerezas podían haber elegido a esas cerezas macho ¿o creísteis que no había?
Y cuando hoy por la mañana Dilaida me dijo que tenía cerezas maduras, allá me fuí...¿qué panzada!
Esas son las flores del quiwi macho que han cumplido tan bien su cometido que todos los insectos han buscado en él su polen
para depositarlo sobre esas hermosas flores de quiwi hembra ¿veis? son más blancas
Y, si os fijais, ahí, en la parte de arriba, a la izquierda vereis la cola del "herrerillo" macho, entrando al nido en el que se turna, con su hembra, para alimentar a sus nueve crías
Ahí lo teneis, con algo en el pico.
Siento no poder fotografiar el nido y las crías: lo han hecho tan bien que no puedo meter la cámara tras la piedra.
La naturaleza nos da ejemplo. En todo.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Arroz con leche

Ayer Mariluz comentaba que no se había dado cuenta del absurdo de invitar a otros mirar "como beben los peces en el río: beben y beben y vuelven a beber".
Entonces recordé otras canciones de mi infancia que merecen análisis.
Y voy a dejaros una para que cada uno de vosotros os pareis a pensarla y sonriais, después de meditar.
La canción era un juego de niñas. A veces se utilizaba para elegir, como aquella de "Un gato cayó en un pozo/sus tripas hicieron guá". Pero, no, no es esa.
La que os propongo en plan meditación y sonrisa es la de "arroz con leche".
Decía:
"Arroz con leche/ me quiero casar/ con una señorita/ de cierto lugar/ que sepa coser/ que sepa bordar/ que sepa abrir las puertas/ para ir a jugar. /Con esta, sí /con esta, no /con esta señorita / me caso yo".
Hoy le pedí a mi hermana pequeña que me la cantara. La recordaba con la misma nitidez que yo.
¿La recordais vosotros? ¿qué os llama la atención?

martes, 10 de mayo de 2011

Somos

Somos carne de cañón, barro para hacer lodo, víctimas propiciatorias, olvido para mañana.
Sueño con un país en el que no haya campañas políticas porque:
- "Por sus obras los conocereis"
-Los políticos se convencerán de que a sus mítines solamente van LOS QUE YA SON SUS SEGUIDORES.
-El ahorro se hará en eso y no en recortes sociales
-No hará falta prometer porque durante su mandato habrán hecho las cosas tan bien que no tendrán que autoelogiarse
-Los gobiernos serán compartidos por varios partidos y unos impedirán que otros se equivoquen
-La oposición cumplirá tan bien con su trabajo que no aspirará a gobernar porque se dará cuenta de lo difícil que es
-Las gentes no pensarán en política sino en "social", en convivencia, en mejora ambiental, en compartir
-Se votará a personas (en los municipios) que destaquen por su honradez y bonhomía.

Pero los políticos de hoy saben que gobiernan a personas que cada año, desde siempre, cantamos mensajes surrealistas.
Sí, somos manipulables absolutamente. Y el que no lo haya hecho o inducido a otros a hacerlo, que lo diga en alto: ¿quién me jura que no canta cada año "pero mira como beben los peces en el río"?¿y, sinceramente, habeis visto que los peces beban?: los habreis visto nadar, desplazarse, moverse en el agua, aletear en ella. Y habreis visto beber a una paloma o cualquier otro pájaro...pero inducir a otros a ver como que los peces beben, es estar dispuesto a creerse cualquier cosa.
Nos hemos merecido esos ojos que nos persiguen por la calle, desde cualquier esquina, y esas miradas bobaliconas de personas que quieren inducirnos a que creamos que son buena gente.

domingo, 8 de mayo de 2011

Para Anna Jorba, la de la divina voz

video Cuando hace muchísimos años yo leía a Dante, me impresionaba muchísimo aquello de "perded toda esperanza, los que aquí entrais".
Confieso que ésto no es el infierno, pero antes de poner el vídeo, borrad de vuestra mente todas las ideas que sobre mi os hayais hecho.
Es verdad que soy esa. También soy muchas otras. Fotos mías ya habíais visto, pero nunca es lo mismo. Tampoco es lo mismo hablar a una cámara que andar, charlar y compartir. Algunos de vosotros sabeis que yo soy esa. También que no lo soy del todo.
He de confesar que me cuesta dar la cara, aunque no me costaría veros y charlar.
Pero Anna es Anna. Y, si prometo, cumplo.
Quisiera empezar un nuevo concurso. Todavía no sé cómo (aunque de fotos y creativo seguro que sí y relacional también).
Dejaremos pasar las elecciones porque creo que eso es más importante que cualquier otra cosa: en ellas nos jugamos mucho de nuestro futuro y deberíamos meditarlo a fondo.